Dómina Luz

1 marzo, 2017

Luz: curioso nombre para una Dómina, ¿no crees? La luz es sinónimo de pureza, de claridad, de nitidez. Luz de Andalucía, de mi tierra, de mi gente. Tierra de raza y arte.

Mi filosofía asienta sus pilares en ese deseo de arrojar claridad a los que quieren ver y no pueden hacerlo, y guío el camino del que desea encontrar su meta.

Como persona: estimo que soy una mujer respetuosa, con valores muy firmes y fiel defensora de la elegancia, la sinceridad y la discrección.

Como Dómina: después de una década dentro de la comunidad BDSM, puedo resumir mi percepción sobre mi misma considerándome una Dómina poco típica y de alma libre. . Dulcemente sádica, tremendamente fetichista, «pervertida» y con especial inclinación por el control mental por encima del físico. Encuentro mi felicidad al verte reflejado en mí, deshaciéndote de todas las tinieblas que te perturban y entregándote a mí sin condiciones.