Ama Alicia (@AmaAlicia73)

16 Abril, 2017
AmaAlicia @AmaAlicia73

Sé Bienvenido a mi rincón dentro de la web del Akelarre de Dóminas.

Soy Ama Alicia, @AmaAlicia73 en twitter.

Este es mi pequeño rincón personal en el que contaré todo aquello que me gusta, que me intriga y aquello que me ha pasado o pasa por la cabeza.

Comenzaré por presentarme para todos aquellos que no me conocen:
Soy la mejor siendo yo misma, con mis defectos, que son muchos, y mis virtudes que las intento ampliar, aunque a veces ¡¡me cueste horrores!! Soy una mujer madura según los estándares de esta sociedad que nos ha tocado vivir, sí señores, ya pasé los cuarenta. Cuarenta y cuatro recién cumplidos el 24 de marzo (se admiten regalos ahora y a lo largo del año Jajaja) así que se supone que ya estoy en la otra mitad de mi vida… bueno, y que cien años dure, ¿¿no?? Que ¿para qué os voy a privar de mi presencia antes??? Total yo me siento joven y actúo como tal.
Ojo, que joven no tiene que confundirse con imprudente, con hacer las cosas sin pensar y con actuar ahora como cuando tenía veintitantos o treinta. Para mi suerte, o vaya usted a saber porqué, no encontré pareja estable hasta los treinta y cinco, y aún así gozo de una gran libertad para hacer lo que deseo, con lo que toda mi vida he estado saliendo por la noche madrileña y he visto de todo, tanto en el mundo vainilla como en el escena BDSM.

Siempre me he sentido fuera de lugar en la sociedad que me ha tocado vivir. Mis ideas sobre el sexo siempre han sido más evolucionadas que las que tenían las personas con las que me relacionaba, no encajaba en ninguna parte, pero siempre encontraba un verso suelto con el que expresarme un poco… y esto hablando en el terreno puramente vainilla, que si añadimos el BDSM y el FEMDOM en particular, hablamos de un universo paralelo a la realidad donde no encontraba forma de expresarme.

Por suerte para mí, corría el año 95 cuando descubrí el maravilloso mundo de internet (sin módem) tuve la suerte de estar enchufada directamente al tuvo de alta velocidad al que sólo los universitarios y algunos organismos oficiales tenían acceso… ¡¡¡y pensábamos que íbamos rápidos!!! Cómo cambian las cosas con el tiempo…
En la red encontré multitud de personas con las que poco a poco fui sintiéndome más acompañada, descubriendo que había otras personas con mis mismas inquietudes.
Era la época en la que no existía el móvil -o había muy pocos- y se quedaba como en las películas: pañuelos, libros, periódicos y todo lo que os podáis imaginar nos servían de identificativos para reconocer a la persona con la que quedabas. No sabías con quién te ibas a encontrar, no había cámaras digitales con las que hacerse fotos y mandarlas, así que era toda una aventura -y diré que tenía su lado divertido y bueno-. Por supuesto las recomendaciones eran siempre quedar en sitios público… básicamente como ahora ¡¡aunque sin móvil!!
No fue hasta el año 99 cuando en una aplicación que se llamaba icq y cuyo símbolo era una margarita, que surgió un contacto que me empezó a preguntar a cerca de lo que yo opinaba sobre la superioridad de la mujer, sobre que ella mandara, y todas esa preguntas que se hacen cuando un sumiso habla con una “vainilla”. Acababa de encontrar un hombre que me hablaba de todo aquello que yo leía en los relatos y ¡¡¡que tanto me ponían!!!
Como vio que sabía de lo que estaba hablando me invitó a quedar para cenar en un restaurante que tenían carne de canguro. A mí, que las cosas exóticas y de lujo no me han llamado la atención para probarlas, el chico se quedó con un palmo de narices. No tenía tanta soltura para quedar como ahora que ya no causa ningún efecto nervioso sobre mí, pero en aquel momento todas las dudas de una novata surgieron en todo su esplendor, porque en los relatos no ponían precisamente esta parte (por cierto, tranquila, aquí sí que abordaremos cómo realizar los primeros acercamientos a un nuevo sumiso).
Yo, como buena fetichista, ¡¡por supuesto que le ordené que llevara corbata!! (creo que algún día tendré un conflicto con algún dominante que la lleve xD) por adelantado le indiqué el sitio y la hora para recogerme, y así comenzó la aventura del BDSM. Por supuesto que la habitación de hotel iba en el pack, pero como no me voy con nadie si no me gusta, pues con ella se quedó, a mí, después de la copa me llevó a casa. Por eso cuando cualquier sumiso aprovecha para decir que es mi sumiso sexual le rechazo de primeras, ¡¡eso es más viejo que el quedar!!!

Bueno y esta es la primera vez de un infinito número de veces que he quedado, aunque normalmente quedo a tomar un café, pero la verdad… ya tengo tanto café en el estómago que los únicos a donde voy ahora son los que organizamos el Akelarre de Dóminas. Aunque si quieres quedar conmigo, como mínimo ¡¡¡me invitas a cenar!!!

En aquellos momentos todo era más sencillo, si un hombre te hablaba de sumisión sabías que lo hacía con todas las consecuencias, tú mandabas el obedecía. Tú eras su prioridad y no un segundo plato después de la mujer/novia, las aficiones y todo lo que ahora hace que te den ganas de mandarlo todo a freír espárragos.
Entre los relatos que pululaban en internet, había muchísimos de dominación gay, que son brutales, dicho sea de paso, porque reflejan muy bien su mundo. Lo que me iban enseñando los sumisos, las inquietudes que me surgían y que experimentaba, avanzó mi aventura poco a poco hasta el 2011, año en el que me decidí a ir un paso más allá al adentrarme en Sométeme, y de ahí llegué de la mano de un sumiso a Fetlife al año siguiente, que comencé a ver que se organizaban eventos en Madrid.

La verdad, que aunque me parecían interesantes no me terminaban de llamar la atención porque estaba segura que habría demasiado tío dominante por allí, y no coincidió ninguna Femdom, por lo que dejé de mirarlos una temporada.
Tiempo después un sumiso me avisó de que había una Femdom que era trimestral y que organizaba Dómina Libertad a las que también podíamos ir las Dóminas Amateur. Él iba porque quizá allí podía encontrar una para él…
Esa fiesta, cerca de diciembre de 2013 ¡sí que me interesó! Así que lo miré, pero con el trabajo se me pasó la fecha.
Por eso, partir de ese momento comencé a seguirla. Las fiestas que publicaba Dómina Libertad eran siempre interesantes, pero ir a un evento sin conocer ni a la anfitriona no me llamaba mucho la atención. Sin embargo, casualidades de la vida, tuve una revisión médica en la fecha y zona de la Femdom trimestral de marzo de 2014, lo que entendí como una clara señal de que por lo menos tenía que ir a conocer a la ya famosa en mi vida Dómina Libertad…

A partir de aquí comienza otra parte de la historia que contaré más adelante….

Mientras voy ampliando el contenido de la pequeña reseña biográfica que acabas de leer puedes entretenerte con otros artículos que hemos escrito para tí. ¡¡¡Esperamos que los disfrutes mucho!!!

¡¡¡Hasta la próxima entrega!!!



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR