Comenzar una sesión…

3 Junio, 2017
Comenzar una sesión Femdom Zapatos Floger

Una chica vino a uno de los cafés del Akelarre con una curiosa pregunta ¿Cómo comenzar una sesión?

Claro que teniendo en cuenta que si miras en internet encuentra cosas tan curiosas como por ejemplo  en un curso ´”Entrar en papel” y “salir del papel” se puede entender un poco más su confusión…te preguntan a ti cómo hacerlo… . Primera noticia que esto es un papel. Muchas gracias por la información, no sabía yo que ser Dómina era puro teatro…

 

En uno de los muchos cursos que me gusta hacer para desarrollarme como persona y como coach, el profesor contaba que la persona que a él le entrenó como conferenciante le dijo que la voz tenía que proyectarla desde el perineo, esa zona situada entre el ano y tu vagina (para el su pene), hacia la garganta, en línea recta. Por lo que tenía que estar muy derecho y en equilibrio para que saliera disparada. Comencé a prestar atención a este aspecto de mi dominación y descubrí que aparte de la voz, a mí también me proyectaba mi esencia dominante. Si prestas atención encontrarás tu propio punto. Es ese punto desde el que comienzas a asentir el placer de dominar, dirigir y mandar.

Si por entrar en papel se refiere a un ritual para comenzar una sesión como elegir la ropa, elegir los juguetes que va a usar, decidir cómo vas a llevar la sesión… son cosas muy particulares de cada persona. Dar unas directrices que valgan para todo el mundo es algo tan válido como decir que a todo el mundo le gusta la tortilla de patata, con o sin cebolla, pero le gusta. Pues bien, a mí no. No me gusta la tortilla de patatas, me como las patatas y la tortilla francesa, pero juntas no. Pues, cómo comenzar una sesión es lo mismo. Tienes que experimentar con los diferentes ingredientes. Te gusta elegir una ropa para ponerte. Primera parte de tu ritual, si te da lo mismo porque te sientes mejor con tu pijama, un elemento menos en que pensar. Estoy escuchando a todas las Dóminas de pro chillando tan fuerte que van a perder la voz… Que si ellas son visuales, que si… ¿¿¿Perdón??? Este blog está escrito POR Y PARA MUJERES y si los hombres son algo, es sumisos. PUNTO.

Otra forma de comenzar es “calentar el horno”. Algunos piensan que soy una viciosa porque me vienen a la cabeza escenas que poner en práctica en casi cualquier sitio y en cualquier circunstancia. Pero bueno, yo me quiero como soy y a quien no le guste, ya sabe. A veces cuento estas escenas, a veces las twitteo y otras se pierden porque no me da tiempo a apuntarlas. Si tienen que volver, lo harán.

Sé que no todas las mujeres son como yo, y que aunque les gusta la dominación, no se dan todo el permiso (a veces de forma inconsciente) para tener una sesión de forma espontánea. Una forma de soltarse poco a poco es preparar algunos juguetes que te gustaría usar, tocarlos, sentirlos e imaginar cómo suenan en acción, imaginarte usándolos y recreando la escena físicamente, hacer el movimiento de azotar si es una pala, por ejemplo, o pasar alrededor del cuerpo si es una cuerda, abrir y cerrar unas muñequeras, tobilleras, esposas, collar… así con todos los complementos que tienes.

Ponerte tu ropa favorita y recrear la sesión físicamente, aunque no esté el sumiso también es una buena forma de darse permiso, mucho más allá de los momentos puntuales de estar en una sesión, es una forma de integrar esta parte de ti en tu personalidad, en tu día a día, en tu forma de sentir y pensar, una forma de hacer que los prejuicios aprendidos se diluyan y te dejen ser tú misma, sin remordimiento.

Y si te preguntas cómo terminar una sesión de una forma que bajen y se calmen todas las emociones que implican, fácil: Charla con tu sumiso sobre la sesión, cómo se ha sentido, ¿ha habido algo que no te haya gustado? Ahora es el momento para decírselo, no más adelante. Y si a él le ha pasado lo mismo, es el mejor momento. La confianza que se genera en una sesión no la vas a tener en ningún otro momento, y un abrazo y un beso (casto, menos casto, o como quieras) también es una buena forma de terminar una sesión. Aunque hayas tenido problemas en la misma, terminar con una buena sensación no tiene precio. Haz caso a la experiencia, procesar un enfado no es sencillo y cuesta tiempo, y a veces las ganas de seguir desaparecen ahí. Os cuento un secreto, las ganas siempre vuelven, pero quizás te hayas transformado como persona, pero eso es para otro post u otra serie de ellos.

De momento quedaos con esto: Daos permiso para vivir el Femdom con tranquilidad y sin ningún remordimiento. No te escondas porque no estás haciendo nada malo (o que no disfrute el otro) y sobre todo, sé feliz.

¡Hasta el próximo artículo!



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies