Pequeña introducción al vestuario de Dómina

30 enero, 2016

Si ya llevas un tiempo en el BDSM seguro que ya te has hecho tu pequeño vestuario. Si acabas de aterrizar puede que no sepas por dónde empezar. Lo bueno, y lo malo, del FemDom es que vale casi todo. Sí, lo hemos dicho bien, vale casi todo porque muchas de nosotras realizamos un gran número de prácticas en pijama.

Has leído bien sí, en pijama, un elemento poco glamuroso. Pero para que os vamos a mentir, cuando una Mujer es Dómina FemDom, no lo es para el tiempo acordado con el sumiso para la sesión de turno, no, lo es las 24 horas del días, los 7 días de la semana, y si un sábado por la mañana te apetece momificar a tu sumiso después de desayunar… pues lo haces calentita con el cómodo pijama.

Pero vamos a la introducción del vestuario, ese que nos gusta ver a todos y que caracteriza a la comunidad BDSM. Cuando hemos dicho que vale casi todo, es porque lo vale, una ante todo se tiene que sentirse bien con lo que lleva puesto, si vistiendo de cuero no te encuentras cómoda, por más que tu sumiso se vuelva loco, tu actitud no va a ser buena, esa incomodidad que sientes estará presente en todo momento y hará que no disfrutes de la sesión con tu sumiso. Ante todo te tienes que sentir tú.

Una vez aclarado el punto anterior, pasamos a dar un ligero repaso a todo lo que tenemos a nuestra disposición. Esperamos que sepáis disculpar si en este primer post no aparece algún material que vosotras utilicéis y que se nos haya olvidado referenciar, no están todos los que son pero si son todos los que están.

Pasad y disfrutad!!!

En cuestión de ropa podemos usar los corsés, existen de varios materiales como pueden ser el pvc, el cuero, el látex, tela…Estos los podemos convinar con pantalones, leggins o faldas de los mismos materiales.

Hay un gran abanico en cuanto a los vestidos, por el estilo y también por el material empleado, pvc, cuero, látex, vinilo, charol, tela… Están en auge los denominados Catsuit, o para que nos entendamos, un mono de cuerpo entero. Los auténticos son de látex, existentes en varios grosores y que suelen tener un coste bastante elevado. Por ello la industria textil también comercializa catsuits de vinilo, que visualmente son muy parecidos, aunque difieren bastante en el olor y el tacto.

Puedes usar trajes que imiten o que directamente sean uniformes, aquí cabe cualquier clase: azafatas, enfermeras, fuerzas del orden o lo que más te excite a tí. Otra variedad en la que existen múltiples opciones es en la lencería. Esta puede ser de las que compras en la mercería del barrio o algo más sofisticada y de materiales más fetichistas como el látex, el cuero, el vinilo o el pvc, disponible en tiendas especializadas

Y por supuesto las medias que son un gran fetiche para muchos sumisos, de espuma, seda, rejilla u otro material que se puedan realizar una media… Otros complementos que podemos usar son los guantes, que pueden ser de cualquier material pues con todos puedes vestir tus manos, desde los elegantes guantes de cuero hasta los modernos guantes de látex de diferentes colores.

No nos podíamos dejar los zapatos, botines y botas. Uno de los grandes fetiches del sexo masculino, y también del femenino. Dedicaremos más de un post, pues su amplitud e importancia merecen una atención especial.

Con esto terminamos esta pequeña introducción al amplio mundo del vestuario femenino, esperamos que os haya gustado. Próximamente habrá más información!



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies