Los primeros juguetes

1 febrero, 2016

Aunque esta sección esté ilustrada por fotos de cuerdas de algodón y de yute, por una fusta y otros elementos comprados que se usan en las prácticas BDSM, lo primero que te queremos comentar es que todo se puede improvisar, muchos de los elementos que nos rodean pueden ser muy útiles para utilizar en tus juegos. No hay motivo para lanzarse a lo loco a comprar, aunque si tu economía te lo permite, la elección será toda tuya.

Si nos movemos un poco por la línea “de lo casero”, con un poco de imaginación puedes sustituir los juguetes por elementos que tenemos a nuestro alrededor. Detente un segundo y observa a tú alrededor: ¿has visto las pinzas de la ropa? Son perfectas para utilizarlas en los pezones y en los testículos. Es cierto que en tiendas especializadas existen modelos más bonitos y elaborados, de materiales como el metal, pero con las de estar por casa puedes jugar tranquilamente.

Si continuamos observando…quizás tu sumiso venga a ti con un cinturón de piel. Es tan buen elemento para azotar como una resplandeciente fusta nueva o un flogger sofisticado. Piensa también que si le azotas con su cinturón, cada vez que se lo ponga se acordara de ese día, de ese momento en el que le azotaste, y así querida amiga, te harás un poco más presente en su mente. Otro elemento para azotar puede ser la pala de la playa, quizás una de pádel (deporte muy de moda en la actualidad) sea grande y menos manejable, pero la de la playa es tan buena como una de cuero comprada en el sex shop.

Al igual que te indicamos algunos objetos que sí valen, con otros hay que tener más cuidado. Por ejemplo con las cuerdas. No es lo mismo unas como las de las imágenes, compradas en una espartería o en una ferretería de confianza que las que puedes comprar en un chino. No es lo mismo que la cuerda esté fabricada de materiales naturales que evitan quemazones y erupciones en la piel de tu sumisx que unas cuerdas de plástico, que además, si algo sale mal, son mucho más difíciles de cortar. Y esto lo decimos porque nadie está libre de percances por más años que lleve dominando cualquier técnica. Utilizar cuerdas requiere de una práctica continuada en el tiempo (como todo) y tener una seguridad. En ocasiones hemos visto imágenes en la red de supuestos especialistas que dan cursos y utilizan cuerdas de plástico, no queremos ni imaginar cómo acaban los pobres sumisxs que confían en sus dominantes.

Dicho esto, si has decidido que lo mejor es pasar por una tienda especializada, decide bien qué material es el que vas a comprar. En caso de que sea la primera vez, tranquila, utilizado con serenidad y calma, un poco de cuidado al principio nunca está de más. Tendrás tiempo de incrementar tu intensidad a medida que te acostumbres a tu nuevo juguete y también, darás tiempo a que tu sumisx entre en el juego.

Poco a poco iremos mostrando juguetes y los distintos juegos que se pueden realizar con ellos. Desde luego el sentido común es el mejor de los sentidos. Desde el Akelarre aportaremos todo lo que hemos aprendido en nuestros muchos años de experiencia, y claro está, estaremos encantadas de que tú nos aportes tus experiencias.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies